jueves, octubre 25, 2007

El tesoro

Se había corrido la voz.
En el pueblo todos lo sabían, sabían que aquel hombre que había llegado no hace mucho y se había instalado en la casa mas alejada del pueblo guardaba un tesoro.

Nadie sabe quién fué el primero que lo dijo, ni en que consistia ese tesoro, sólo que tú lo tenias.

Muchas noches cuando dormias oias ruidos fuera de casa, mas nunca llegaste a pensar que eran gente del pueblo intentando averiguar donde tenias oculto el tesoro, y que al amanecer siempre volvían con las manos vacias.

Lo intentaron todo, incluso en las fiestas del pueblo te emborracharon y mientras tanto aprovecharon para entrar en tu casa, revolviendo cajones y estanterias, armarios y escaleras, colchones y ropa, y volviendo siempre con las manos vacias.

Mientras en el pueblo seguían maquinando la forma de encontrar el tesoro, llegó una chica preguntando donde podría quedarse, uno le indicó que en tu casa, que habia habitaciones de sobra y a ti no te importaria. Todos le miraron extrañados, pero cuando la chica se fué, él les explico que era la mejor manera de tener a alguien "infiltrado", para saber donde estaba el tesoro, que luego ya le preguntarían a ella por si veia alguna cosa rara.

Asi que la chica fué a tu casa, y cuando te preguntó si podia quedarse, tú no pusiste objeccion, la casa era lo suficientemente grande y siempre venía bien algo de compañía.

Los días pasaron y cuando la chica bajaba al pueblo la inundaban a preguntas, pero ella no sabía nada, a lo más, que antes de irte a dormir te veia como guardabas algo en una cajita, pero que no sabia donde la guardabas.

Está claro, se dijeron en el pueblo, allí es donde guardará la llave de su tesoro, habrá que enterarse de donde guarda esa cajita. E intentaron que la chica viera donde la escondias.

Mientras en la casa, tú cada día te encontrabas más a gusto con ella, los miedos del principio de romper la rutina de vivir solo, habian dejado paso a la dulce sensación de estar con ella, a ir compartiendo su casa, tus paseos, tu sonrisa.
Y cuando ella se iba a dormir, tu sacabas la cajita y la dejabas en su bolsa de viaje, y al amanecer antes de que ella se levantase, volvias a coger la cajita de su bolsa y a guardarla.

Ella seguía bajando al pueblo y ellos seguían preguntandole, pero por mas que preguntaban siempre tenian la misma respuesta, - no se donde la guarda - .

Un día, cuando bajaste a coger la cajita de su bolso de viaje, esté ya no estaba alli, subiste a la habitación y ella tampoco estaba alli, sólo una pequeña nota que decia "he de irme".

Miraste por la ventana, la bruma de la mañana cubría el paraje, y un frió caló tus huesos, - sabía que mas tarde o mas temprano, te irias -, pensaste.

En el pueblo cuando todos se enteraron de que la chica se había ido, cundió el pánico, seguro que ella ha encontrado el tesoro y se lo ha llevado, hemos sido unos estupidos al confiar en que ella nos diría algo.

Y subieron a tu casa a preguntarte por tu tesoro, por aquella cajita.

Y cuando abriste la puerta y alli los viste, al oir la pregunta, sólo pudiste soltar una gran carcajada.

- Si, es cierto que ella se ha llevado la cajita y en ella mi tesoro, pero ni ella lo sabe ni vosotros sabeis cual es ese tesoro.

Pusieron mala cara al oir tus palabras, pensaban que les estabas engañando, y más cuando te oyeron decir.

- Señores, señoras, mi tesoro , ese que guardaba celosamente en la cajita era .... mi corazón.

Y se armó la marimorena, unos querian pegarte, otros entrar en la casa y buscar hasta en los cimientos.... pero tú te pusiste de pie y ante la vista de todos descubriste tu pecho.

Y allí donde debía estar tu corazón, sólo habia un agujero, negro como la noche.

12 comentarios:

La Sonrisa dijo...

No se si será mi intuición o que lo veía venir... desde que nombraste el tesoro supe lo que era.

Buena historia, me estoy aficionando a este blog ;)

Ya tienes otra lectora.

Salud!

CurroClint dijo...

Caballero, un auténtico tesoro de cuento, una fábula para guardarla, como oro en paño. Te ha salido bordada. Genial, Nico. Un abrazo.

Nicolas dijo...

Ultimamente parezco un semáforo, al leer vuestors comentarios, me sacais los colores, yo sólo intento escribir lo que siento. GRACIAS.

Sonrisa. Buen ojo si supiste de lo que se trataba, aunque si me has seguido un poco era logico..creo. UN besito.

CurroClint. Qué decirte, muchas gracias or tus palabras , más viniendo de un maestro como tu. Sinceramente gracias, y desde aquí aprovecho para recomendar tu blog.

NEBET-HET dijo...

Se que un día,escuchare unos pasos apresurados hacia mi,y notare como esa personita se acomoda en mi regazo,parlanchin como siempre me dira .. "mami, cuentame uno de esos cuentos que lees en el ordenador", entonces sonreire y dire "como no cielo" y empezare a leer:

"Tronaba...
Parecia que el cielo quería vomitar toda su rabia contenida, como si se presagiara otro diluvio.

Y bajo aquel pequeño arbol del bosque..."

Mil besitos cielo

NEBET-HET dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tumejoramig@ dijo...

No hay tesoro mas valioso!

Que hermoso cuento.

Un beso

Be dijo...

Supongo que la gran carcajada sería por no romper a llorar...
Triste historia...
Sonrisas para tí.

Nicolas dijo...

Nebet-Het. Ojala a tu peque el dia q sea tu peque puedas contarle cuentos hermosos de pprincesas y dragones, que terminen cmo deberia terminar la vida.. y fueron felices...

Tumejoramig@. Gracias por tus bonitas palabras. Un beso

Be. La carcajada fué por que todos esperaban un tesoro material, nunca nadie en el pueblo llegó a pensar que el mayor tesoro es estar enamorado y ser correspondido. Tener un corazon enamorado. Sonrisas para ti .

Gaby Gaby dijo...

Imaginas que uno pudiese sacarse el corazón en esas veces que duele tanto que estorba??? sería mágico!!! pero tengo mis dudas... tal vez dejaríamos de ser nosotros mismos...
Besos

Silvia dijo...

Que bonito relato!!! Tienes madera, tío, me gusta mucho leerte.

Bss.

Nicolas dijo...

Gaby Gaby. Ojala uno pudiera sacarse el corazon y llevarlo a un Centro de Recuperacion de Corazones Rotos... y hasta q no se lo devolviesen curado poder vivir sin el... Besitos

Silvia. Gracias, es un halago que mis cuents relatos gusten. un beso

NEBET-HET dijo...

Se me olvido decirte, como encuentre a la chiquita que se llevo el corazon de la cajita, que sepas que se lo quitare y me lo quedare.

Dicho queda. Besitos