viernes, abril 20, 2007

Disolverse

- Se está bien aquí
- Si, tan juntitos
- Si. ¿Sabes? Me gusta estar cerca de ti y todo este tiem po juntos con lo que hemos compartido
- Es verdad, quién lo diría ¿no?. Con el tiempo que ha pasado, y las cosas que hemos vivido juntos.
- Ya ves, uno nunca sabe cómo va a empezar, ni el cómo ni el donde ni el porqué, pero aquí estamos.
- Si… es cierto y sin embargo tengo una extraña sensación…
En ese momento empezó a caer un agua blanca a raudales
- Dime, ¿ cual es esa sensación?
- No lo sé, pero después de todo ,tengo la sensación de que nos estamos disolviendo.
- Si, esa extraña sensación tengo yo, como si nos disolviéramos…
- ¿Nos volveremos a ver?
- Espero que sí, deseo que sí
- Yo también lo deseo
Y en un remolino aquellos dos azucarillos se disolvieron en la leche.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gusta este cuento.....pero no puedo evitar entristecerme al recordar que en algunas despedidas se expresan deseos de volverse a ver,sobran los hasta pronto...Pero el tiempo,la distancia va "disolviendo" poco a poco la confianza,el vínculo existente....sucede sin querer.

Saludos,

Mariela

Bohemia dijo...

Me has hecho reír...Me ha encantado esta pequeña historia...Tenía curiosidad y he pensado varias cosas según te iba leyendo pero...para nada pensé en los dos azucarillos...¡que bueno!
Cuida tu imaginación...
Besos azucarados!