domingo, noviembre 11, 2007

El viejo.

Cae una nueva tarde de domingo, como una capa de oscuridad que lo torna todo de ese color amarillento de las farolas, que le dan una sensación triste y nostalgica a la ciudad.
Me pongo los cascos, y salgo a la calle, la cajita de cerillas me ahoga, y como en la frase "he muerto tantas veces que no sé cuando me convertí en un fantasma", así recorro las calles de Madrid, como un fantasma, en busca de miradas, de gente, y recorro el mismo camino de todas las tardes, despacio sin prisas, ya no hay prisas para volver a casa.

Me detengo en el edificio donde suenan las doce campanadas, allí donde otras veces esperaba, apoyado a la pared, y busco una mirada entre miradas, y busco una sonrisa entre sonrisas, mas sólo veo la prisa de la gente, el maremagnum que se forma a la salida de la boca de metro.

De repente un anciano se pone a mi lado, y entre la música le oigo decir:

- ¿Esperando?
- No, ya no hay nadie a quien esperar... - le contestó.
- Entonces, imagino que recordando viejos tiempos, ¿algun amor?

Y sus palabras me hieren, hurtan mi soledad sin compasión, pero le miro y su vejez me transmite dulzura, no puedo ser grosero con él.

- ¿Tanto se nota?
- Tienes esa mirada perdida, esos ojos a punto de romper a llorar, lo sé, lo sé muy bien por que yo tambien lo he vivido.
- Tiene dotes de psicologo, ¿verdad anciano?
- Ja, jajaja, no, no, que va, esto lo da la edad, solo la experiencia de la vida, ¿que me dices si un anciano como yo te invita a un café?

Y sin saber por qué, asentí, en el fondo me veía un poco reflejado en él, transpiraba la misma soledad que yo.
Avanzamos un poco camino hacia Sevilla, que bien me conocia yo ese recorrido, luego giraba por una calle a la izquierda y daba a Huertas pero si girabas a la derecha estaba un banco o una caja donde algunas mañanas frías de invierno me habia escapado del trabajo sólo para tomar un café.... en el mismo café Jamaica en el que el anciano y yo entramos, y como por arte del destino nos sentamos en la misma mesa, si esa en la que tu y yo habiamos estado otras veces.

- ¿Que vas a tomar?
- Tomaré un cafe con leche, pero sólo si me deja invitarle.
- No, joven, le dije que le invitaba yo, y aunque me vea anciano, eso no quiere decir que no tenga dinero para invitarte.

Pedimos los cafés, y cuando él me dio su azucarillo, - es que lo tomo sin azucar, - un escalofrio me recorrio la espalda.

- Y bien, ademas de mirar a la gente ¿que hacias?
- Simplemente disfrutar de la música, salir de casa que me ahoga su soledad...
- Ahhh la maldita soledad...
- Si, asi es, - me sentía comodo hablando con él - esa soledad, me sentía como un vaquero de aquel lejano y viejo oeste americano, que un dia partío a caballo, en busca de su hogar y por mas millas que recorriese, por mas pueblos que pasase, nunca llegaba a encontrar su sitio.
- Bueno imagino que algo tendrá que ver, lo que te ha pasado, contabas, que donde estabas solias esperar a alguien ¿no?, imagino que ese alguien era especial.
- Si, muy, muy especial.

Me callé durante unos segundos. Y él entendió mi silencio.

- Ummmm, aún duele, entiendo... ¿me dejas que te cuente una historia?
- Oigamosla - le dije mientras bebia un poco de café, e intentaba que los recuerdos no me asaltaran de nuevo.

- "Una tarde un chico salió con su barca al mar, era una barca vieja y destartalada, pero él era algo impulsivo, y nunca temia que le pasara nada. Pero aquella tarde se levantó un viento de poniente que zarandeó la barca como si fuera una cascara de nuez, hasta que el barquito dijo "no puedo más" y se se dejó llevar por las profundidades. El chico temió por su vida, y clamando al cielo, gritó. "Señor, Dios mio, ayúdame, no quiero morir aún". Al rato pasó un barco cerca de él, mas no se subio por que esperaba que Dios le ayudara, así seguió implorando "Señor, Dios mio, ayúdame, no quiero morir aún", otros dos barcos mas pasaron, y otro tanto hizo rechazándolos, pues estaba convencido que el mismo Dios le sacaria del agua. Hasta que se ahogo.
Cuando subió al cielo y se presentó ante Dios, le dijo: "Señor, he estado implorandole que me sacara de allí, mas no hizo nada, ¿por que?".
Si hize, te mandé tres barcos para salvarte pero a los tres tu rehusaste, por eso ahora te encuentras aqui...""

Quizás estes asi por que no supiste ver los barcos.

- No te digo que no, entiendo que en situaciones así las dos partes tienen su culpa, pero para mi ha sido muy duro, creo que oportunidades de enamorarme asi no me quedan muchas, y pensé que ella podria haber sido la mujer de mi vida, como dice la canción, "no es perfecta mas se acerca a lo que yo simplemente soñé."

- Bueno... quien sabe no?
- eso pensé, cuando uno quiere tanto, a veces le parece imposible que alguien n se de cuenta, quizas asi debia ser... ya sabes, la vida...
- Me dejas que te cuente otra historia?
- Si es tan bonita como la otra adelante, ¿sabes? yo escribo historias quizas te copie, si me dejas...
- Bueno, ya hablaremos, esta historia es de hace unos cuantos años, es la historia de un chico q vivia en un pueblo de aquello donde los ricos ricos eran y los pobres eran simplemente otra cosa, y como suele suceder en estos casos el chico se enamoró de la hija de uno de los terratenientes. Fueron tiempos duros para los dos, escondidos, con el miedo como sombra a cada paso, besandose cada noche desde sus ventanas a la espera de un encuentro fugaz que les llevara lejos de todo lejos de aquel pueblo donde fueran felices.
Y sucedió lo que en estos casos suele suceder, una mañana le estaban esperando, la pasión se cobró su peaje, y un beso mas intenso que otro dejó la marca suficiente para que su familia descubriera su amor secreto, lo cogieron, le propinaron tal paliza que le dejaron en un estado lamentable, pero no contentos con ello, le metieron en el camión de la milicia. eran tiempos de guerra, nuestra guerra civil.
Y alli perdió si inocencia, supo del odio del hombre, de sus mas bajos instintos, y probo el sabor de la sangre, tuvo que matar, a hermanos como él pero con creencias diferentes, supo que la mayor agonia es un tiro en el estómago, supo que la muerte mas rápida un tiro en la nuca.
Solo soportaba aquel dolor en el recuerdo de su amor, de si ella lo estaría esperando.
Y cuando volvió al pueblo todo había cambiado, él no era el mismo, el país no era el mismo, ahora una dictadura reinaba, y ella como buena hija
y sin saber que habia sido del chico se casó con el hombre que su padre dispuso.
Aquello rompió el corazon del chico, vagó su pesar, como haces tú por las calles de Madrid, por los campos de esa ancha Castilla, trabajó en lo que le iba saliendo y se olvidó de vivir, simplemente sobrevivia.

- Entiendo su penar, es triste cuando amas, cuando sientes con tal intensidad y ves que se pierde en la nada.

- Asi es, el caso es que pasados 3 años, volvió a su pueblo, es duro vivir fuera del hogar cuando sabes donde se halla este, y un día se encontraron, y vieron que lo que habían sentido una vez no se habia apagado con el tiempo. Y esta vez sí, una mañana emprendieron camino a la ciudad, a Madrid y alli se perdieron, al final todos aquellos años lejos de ella le sirvieron, pues aprendió a trabajar en cualquier oficio, y les dió para salir adelante, ella no echó de menos la opulencia de su vida, ni el miedo a enfrentarse a sus propios miedos, junto a él lo superó. Y tuvieron sus tiempos felices, y tuvieron sus tiempos de crisis, pero con el dialogo con el amor los fueron superando, hasta que un cancer la llamó a ella una noche, una noche de hace tres años, y desde entonces el chico ahora un anciano recorre Madrid, las mismas calles que con ella paseaba, los cafés, y como tú, se siente un fantasma en estas calles a la espera que la muerte tenga a bien llamarle para volver a reunirse con ella, mas por eso no corre desaforado a su encuentro, pues este tiempo lo tiene y lo vive para ella, para que sepa q es feliz, que sus recuerdos lo llenan todo, que su vida es la de ella, y que a pesar de su ausencia ella no querría que se rindiera... nunca.


No pude reprimir mis lágrimas, sabía que me había contado la historia de su vida, y de alguna manera me la había confiado, y mi historia me parecía tan pequeña a su lado. Le miré a los ojos, vi un pozo de tristeza, y sin embargo sonreian.

- Bueno, escritor de historias que te ha parecido lo que te he contado
- Me ha parecido, que me has contado la vida de alguien muy cercano a ti ¿verdad?
- Si, asi es, muy listo.
- Y ahora mi historia en comparacion me parece tan pequeña...
- Dime crees que un amor es mas pequeño que otro?, cada uno tiene una capacidad de amar y eso no se puede medir.
- es cierto, pero debió sufrir tanto...
- Si sufrió pero al final la vida le regaló lo mas hermoso, piensa en ello, tu la tuviste, no fué eso un regalo?
- Si, si lo fué, tan breve...
- NO pienses en el tiempo, piensa en que lo hubo, no pienses que acabó, piensa que lo viviste, no pienses como acabó, piensa como empezó... la vida es un cruce de caminos, quien sabe lo que te puede deparar, hoy por ejemplo, estoy en tu cruce de caminos
- Si, y la verdad es que no sabes cuanto me alegro.

El café se había enfriado, no me importaba.

- Bueno se me hace tarde, y este frio hace mal a mis huesos.

Pagó el cafe, nos levantamos y cuando salimos del cafe nos miramos por un momento.

- ¿Le volvere a ver?
- Puede que si, puede que no, quien sabe, en cualquier cruce de caminos.
- Espero que todo le vaya bien entonces, aunque me gustaria volver a verle.
- Quien sabe joven, eso si, haga caso a este viejo pase lo que pase no deje morir ese amor, guardelo, conservelo, quizas vengan otros nunca un amor sustituye a otro, pero no lo olvide cuando uno ama es tal el regalo que le hace la vida que no ha de olvidarse, y me da, que tú no eres de los que te enamoras facilmente.
- Creo que me conoce mucho mejor que alguno de mis amigos, ¿me deja darle un abrazo?.
- Claro, venga ese abrazo.

Y le abracé, sentí un calor especial abrazando a aquel viejo, y cuando nos despedimos y vi como se marchaba, sentí tristeza por si no volvia a verle de nuevo, pero una inmensa alegría por que se cruzó en mi cruce de caminos...

Y fin.

16 comentarios:

tumejoramig@ dijo...

Que bonito cuento, y los cuentos que contiene.

Que bonito ese cruce de caminos, donde aprendemos tanto.

Te regalo un abrazo, un beso enorme y el deseo de que toda la gente buena siga apareciendo en tu cruce de caminos.

yaves dijo...

Muy buenas enseñanzas, es lo que tiene la experiencia, que te hace más sabio.
Vivan los cruces de caminos, que ponen a gente así de especial en nuestro punto de mira..conozco los lugares que describes en los que paseé tantas veces..de hecho el lugar de tu encuentro y el de tantas otras personas, si te paras a pensarlo es un punto especial, de él se dice que parten todos los caminos del país.
bessos

Cat's dijo...

el diablo sabe por diablo,pero mas sabe por viejo. Las experiencias son las que marcan el camino. vivir del pasado nos convierte en mediocres, porque no entenderemos lo que significa aprender de los errores y de los fracasos.Vivir pensando en el futuro nos convierte en seres ambiciosos y pretenciosos, quedate aqui, hoy, este momento tuyo y mio.

Gaby Gaby dijo...

Cada amor, cada sufrimiento, cada suceso, son �nicos, tan irrepetibles, que vale la pena atesorarlos pero nunca lo suficiente como para no permitir que otros amores, otros sufrimientos, otros sucesos entren a nuestras vidas...
Besos, feliz semana!!!

Sara dijo...

Cruce de caminos.
Bonito cuento que no son más que reflejos de vidas vividas y de las que debemos quedarnos con lo bueno y seguir en el camino.
Besitos

Silvia dijo...

Me ha encantado, es perfecto.

Bss.

Bohemia dijo...

¿Que quieres que te diga? Me encantan tus cuentos...

Besos

luzdeluna dijo...

buenas....
...pues sí que son nostálgicos sí....(bonito texto)...conozco la zona.

Un besín dulce............Luzdeluna

DELIRIUMTREMENDS dijo...

Nicolás, me has dejado llorando... cómo una tonta... No se si es real, si es ficticio, qué coño es, pero es precioso. Y sí, supongo que no vemos mas allá de nuestro dolor, te lo cuento así, porque yo vivo en un estado parecido al tuyo. Vamos a pensar que esto acabe... y vamos a pensar, que si las historias se rompen, será porque vienen otras mejores, yo cnfío en eso, aunque no apueste todas mis carta a ese caballo.
Un besazo fuerte, que sepas que te echo de menos por casa¡

Belén dijo...

Me gusta en que gastas tu los domingos. Yo lo haré algún día también a ver si me encuentro con un sabio como tu!

Besos, te volverás a enamorar seguro, ya lo verás :)

fiorella dijo...

Me hacès llorar con esta caja de cuentos,como las Matrioskas rusas,una dentro de la otra,cada una màs pequeña pero màs intensa,describiendo,el amor y el desamor,un beso y un placer leerte,aunque sea con làgrimas.

karen dijo...

"Un libro, como un viaje, se comienza con inquietud y se termina con melancolía." Pero en vez de libro cambiaría la palabra por "relato".....así son los tuyos, con una melancolía que a veces te remueve las entrañas, pero eso es bueno, leer palabras conmovedoras y dejarse conmover.....
Gracias y saludos......

fire dijo...

me has echo llorar mucho...
venia a decirte algo del als letras del photshop..
pero te lo dire mañana...ahora no tengo el cuerpo pa ná..
:´(

NO pienses en el tiempo, piensa en que lo hubo, no pienses que acabó, piensa que lo viviste, no pienses como acabó, piensa como empezó...
:´´ (

NATALIA dijo...

Precioso, en serio.
No eres el único que estuvo en el Km 0 observando en soledad ese cruce de miradas. Conozco a una que estuvo hace unos meses y que por desgracia no tuvo a nadie alrededor. Como dice la canción " la ciudad parece un mundo cuando se ama a un habitante"
Un beso
Nataly

AMYLOIS dijo...

jo que precioso...yo tambien he llorado.
Que sabiduria hay detras de cada viejito...que pocos nos quedan.

Nicolas dijo...

Hola:

para empezar os dire, que el domingo si estuve de paseo, si recorri los mismos lugares, si me pare en el edificio, si pase por el café jamaica, peor no hubo anciano, no hubo historias, solo en mi mente y en mi corazon.

Tumejoramig@. Acepto el regalo y envido, la vida es un cruce de caminos donde encuentras gente se te cruzan la pena es que a veces ese cruce llegue a ser tan breve. besos

Yaves. Si ese punto es especial, para mi lo es mucho, aunque en su momento no le encontre su magia, ahora la hecho de menos, y me arrepiento de la manera tonta que me comporte.

Cat's. Si la experiencia de la vida nos da tanto, el pasado está para enseñarnos lo que debe ser nuestro futuro... besos.

Gaby. cama momento es irrepetible pero no nos damos cuenta de ello y dejamos pasar tantos.... besos

sara. Gracias Sara, si, debemos seguir caminando a veces solos otras nos acompañan peor el camino nunca se detiene... besos

Silvia. graciassss y besos

Bohemia. Tu sabes... gracias por venir siempre. Muaks ¡

Luzdeluna. La zona es el corazon de madrid, quien no lo ha pisado y sentido alguna vez, besos

Deliriumtremends. No te preocupes, yo cuando los releeo tb lloro, tengo la sensacion de que es otra persona quien los escribio. algun dia este estado de dolor y soledad acabara, y quizas los recuerdos sean como cunas que nos balanceen nos arranquen una sonrisa , la sonrisa de haber vivido algo hermoso. Besos.

Belen. Si, el pasear ver gente ir poyendo musica es un encuentro conmigo mismo... volver a enamorarme?? uffff no lo se ... besos

Fiorella. Las lagrimas son por que sientes y estas viva, quizas un dia escriba algo que haga reir... espero besos

Karen.que bonito, me ha encantado tu comment.. gracias y besos

Fire. dime lo del photoshop asi no nos dejamos llevar por las lagrimas, y asi pensemos y sintamos que hubo... y que quizas habrá.... mas besos para ti

natalia. Quizas cruzamos nuestras miradas, extraños en el km 0 viviendo aquello que un dia fue... muaks

Amylois. es una pena que esta sociedad los margine cuando tienen tanto que darnos.... besos