jueves, julio 19, 2007

Cruce de caminos

Agotado.
Se dejó caer en aquel cruce de caminos.
Era el mismo punto que una y otra vez había recorrido, como si todo su caminar se resolviera en circulos concentricos que terminaran... en aquel cruce de caminos.

Cansado.
Su vista se clavó en el suelo, dejó de ver el paisaje, y solo veía aquel suelo pedregoso por donde unas cuantas hormigas se empeñaban en subir y bajar por unas pequeñas piedras, hasta llegar al hormiguero, soltar su carga y vuelta a empezar. Por un instante se sintió una de aquellas hormigas.


El polvo de aquel camino habia cubierto sus ropas, su pelo, su cara, pero lo que era peor es que le habia calado hasta el alma, cubriendola de una capa que se adhería a ella como el cemento.


¿Y si ya no hubiera remedio y no se pudiera desprender nunca mas de aquella capa que le arrastraba con su peso?


Levantó la mirada.
Y vió una mano, una mano tendida hacia él.


- Ven, vamos es hora de seguir.
- Pero, ¿otra vez?

Una sonrisa inundo el camino

- Si, otra vez, y lo que tenga que ser... será....

2 comentarios:

Bohemia dijo...

Me ha caído bien ese camino que invita a seguir caminando, que no se cierra en banda, a pesar de tener alma de círculo vicioso...

BSS

Mariela dijo...

..sólo intentarlo de nuevo,aunque en numerosas ocasiones no cuentes con una mano amiga...

Saludos