miércoles, octubre 10, 2012

Ella y Él


Ella trabaja en un bar, su salario en Sanidad no da para más.
Él baja todas las tardes se sienta en la mesa de la esquina con sus gafas su libreta y la mirada cansada.

Ella sirve los cafés y las copas pensando en el hijo que deja en casa con sus libros y deberes a la espera de que regrese.
Él pide su cerveza con su platito de patatas fritas y abre la libreta mientras escribe historias sobre el pozo negro que son los ojos de ella.

Ella lo mira a escondidas cuando no recuerda los cardenales que le dejó el padre de su hijo.
Él ahoga sus pensamientos en la espuma de cerveza mientras juega al tetris con los trozos de su corazón.

Ella no se atreve a decirle nada cuando le cobra y le deja algo de propina.
Él escribe palabras para ella que sus labios no se atreven a pronunciar.

Ella recoge y cierra el bar, exactamente 15 minutos después que él se va.
Él mete todo en su mochila y cuelga sus sueños del calendario un día más.

Ella vuelve a casa, recoge la cena arropa a su hijo y en silencio llora una noche más.
Él apaga la luz, y sueña que algún día tenderá del arco iris un corazón completo.

Ella espera que él le diga algo.
Él espera que un día tenga el valor para invitarla a bailar.

Ella recoge el café, limpia las mesas y ve que se ha dejado su libreta.
Él vacía su mochila en casa, no ecuentra su libreta y sale corriendo al café.

Ella le está esperando en la puerta.
Él llega, se para, la ve y no dice nada.

Ella  lo coge de la mano, le entrega la libreta y le dice:

     "Es tiempo de hablar,de presentarte a alguien más"

Él la toma de la mano y la aprieta dulcemente, sus labios susurran:

     "Si"

Ahora ya son él y ella, ella y él ...

5 comentarios:

Migue dijo...

Es muy dulce la historia Nicolás. Cuantos silencios impiden que dos almas solitarias y sensibles se encuentren. El destino o como queramos llamarlo, hizo aquello que las palabras no dichas deseaban. Allá van, Ella y Él, una vida por vivir.Un final feliz.
Un abrazo.

PD:He escrito algo en Compartir Visiones, seguiré con un solo blog, cuando gustes...está la puerta abierta jajaja.

Nicolás dijo...

Gracias Migue un abrazo me pasé por tu blog increible relato a la espera de la 2 parte

Verónica C. dijo...

Se atrevió a leer la intimidad de él.
Salió bien, menos mal.

Abrazos

Migue dijo...

Es cierto lo que dice Verónica, se atrevió a leer la intimidad de él. En este caso... fue para bien.

PD:Nicolás he visto tu huella por allí. Ya edité la segunda parte.Un abrazo.

Laura dijo...

Bonita historia con final feliz, un placer haber pasado por tu blog, volvere en la proxima, espero que sea pronto, un beso.