viernes, julio 11, 2008

Un castillo de arena

Cogió su pala, su cubo, y en él metió todas sus ilusiones.
Caminó hacia la playa despacito, sabiendo que el mar no se iria, que la arena estaba alli.

Buscó un lugar, donde la arena mojada tenia la consistencia suficiente para ir creando un castillo.

Vació su cubo, el que estaba lleno de ilusiones y estas se desparramaron por la arena, sacó su pala y escarbó.

Primero construyó un foso, no muy profundo, y luego las cuatro torres, separadas lo suficiente para dar espacio al castillo, las unió con un muro alto, y sobre el foso puso un puente que daba a la puerta principal.

en el centro del castillo, levanto una montañita de arena, plana por encima, coronada por una hoja de palmera.

Ya era mediodía, cuando terminó el castillo, estaba cansado. pero sonrió al verlo, lo habia hecho él, con sus manos con todo su esfuerzo, venciendo el miedo a no lograrlo, y allí estaba, el foso, las almenas, los muros, la hoja de palmera.

Y sonrió.
Y su sonrisa se transformó en una risa amplia y limpia.
Y dentro de él, su corazón vibró.

"por fin" - se dijo.

Entonces, una ola, no muy grande, no muy pequeña, avanzó, con su espuma abriendose paso, entró en el foso, y abrazó el puente, mordio el muro y trepó por las almenas, arrinconó la montaña del centro y en un ultimo suspiro antes de retirarse, se llevó la hoja de palmera.

el niño se quedó mirando como la ola se llevaba los granitos de arena, sin enfado, solo con esa cara de sorpresa, cuando no lo esperas.

y se preguntó

- ¿Por que ola vienes asi y te llevas lo que hice?
- ¿Por que castillo, si te hice fuerte no aguantaste la ola?
- ¿Recordara la arena, que un dia fué castillo, que mi cubo y mi pala le dieron forma?

Recogió su cubo, limpió la pala en el agua de mar, y volvió a su casa.

Con el cubo vacio.
Con la pala limpia.
Con una lagrima asomando por sus ojos.

Y cuando abrió la puerta y la tarde caia sobre el asfalto, se dijo:

- "Mañana, llenare mi cubo de ilusiones, meteré en el mi pala, y haré un castillo en la arena."

11 comentarios:

Belén dijo...

Cuando acabae el castillo, será un gustazo ver el resultado...

Me avisas...

besicos

La Sonrisa dijo...

una vez yo también vi a una niña que construyó un castillo que después se llevó una ola. Y al día siguiente volvió y construyó otro más grande, más fuerte... Pero el mar volvió a llevárselo con él.
Ahora,la niña se ha hecho anciana, y ya no baja a la playa a construir castillos de arena, ahora tiene miedo del mar, que todo se lo lleva.
¿Sabes? Creo que le voy a regalar un cubo y una pala.

Un beso

Masakoy dijo...

Chatin... deja de enterrar ilusiones apra construir un castillo. Hazte con una hormigonera y un equipo de cimentaciones y comienza a construir algo sólido; un complejo hotelero a pie de playa, un campo de golf o algo así. Pero por favor.. con un cubo? jejejeje.

Hasta el infinito y más allá

NEBET-HET dijo...

"En mi castillo de arena
yo quiero jugar
para que vuelen mis penas
con tu libertad
en mi castillo de arena
yo tengo un lugar
para que vuelen tus penas
con mi libertad.

Y si te encuentro allí
te invitaré a jugar
aunque suba la marea
y llegaré hasta el sol
jugando con el mar
en mi castillo de arena"

Aunque suba la marea una vez mas, y se lleve por delante todo lo que habias construido, siempre es agradable volver a empezar. Un besito

fire dijo...

tu puedes llenar tu cubo de lo que quieras..y puedes crear y construir cosas maravillosas..
todo esta en tu mano..
eres un creador de historias....
cualkier cosa es posible en tus manos..
mil besos nico...

Beatriz dijo...

Recuerdo que muchos de los castillos que pude hacer de arena, no se lo llevaba el mar, sino que lo destrozaba mi hermano para hacer churros... y como prueba tengo una fotografía!
Saludos!

Sara dijo...

Me ha gustado la tranquilidad y el poco desasosiego que transmites en tu cuento cuando una ola ni demasiado grande ni demasiado pequeña se lleva consigo el castillo que el niño construyó.
Me gusta que mañana vuelva a recargar el cubo de las ilusiones y vuelva a construir.
Besitos

Churra dijo...

Y mañana ya sabrá que los castillos de arena se hacen precisamente para eso, para que una ola se los lleve
(es lo bueno y lo malo de esos castillos)
Un beso

karen dijo...

Recordarán las ilusiones??

Recordarán mientras se pierden en el vaivén del caos??

Esas con las que intentamos construir el día a día..

Hermoso...me quedo contemplando la vida, las inevitables olas arremetiendo contra el alma...

Bohemia dijo...

De un tiempo a esta parte sólo edifico castillos en el aire, pero...con la misma determinación del niño de esta historia...

BSS

María del Carmen dijo...

LO PERDIDO EN EL VAIVEN DEL CAOS, ES TODO LO QUE A DIARIO RECONSTRUIMOS ALGUNOS, O TROS RECOMPONEMOS Y ALGUNOS ORDENAN, DESECAHNDO AQUELLO QUE HACE AL EQUIPAJE MÁS PESADO, Y ENTORPECE NUESTRA MARCHA HACIA LA MISIÓN O META.
LE FELICTO POR LOS RELATOS E INVITO A VISITAR Y LEER LAS DOS ÚLTIMAS PUBLICACIONES DE MI BLOG

WWW.PANCONSUSURROS.BLOGSPOT.COM
LE SALDUA MARAI DEL CARMEN