martes, octubre 24, 2006

Simplemente

Simplemente .. era ciego.
Formas, figuras, colores, imágenes eran para él conceptos, palabras y sonidos.

Intentaba imaginarlas, como sería ese rojo atardecer sobre un mar verde esmeralda. El color de unos, el reflejo de la luz sobre el agua.

Aún así, se había acostumbrado, era su mundo, un mundo de sombras donde la imaginación lo cubría todo,y quizás no fuera tan malo, se movía en algo que podía, a su manera dominar, podía pintar de colores nunca vistos el sonido de una sonrisa, el olor de la brisa del mar, el movimiento de una canción.

Había oido a veces, en ligeros murmullos cuando pensaban que no podría oirlos, la tristeza de ser ciego, la gran pérdida que tenía, la falta de un sentido que para ellos era único e incomprensible vivir sin el.

Y él, a veces, sólo a veces, lloraba en silencio.
Sentía envidia, sentía curiosidad, sería tan maravilloso como ellos decían, ver , algo posible para todos, para casi todos, para él una utopía.

Y su utopía se quedaba en sueño, y el sueño era una fantasía, de aquellas fantasias que son irrealizables y por eso te atrapan y embelesan por que nunca llegaran a ser realidad, conservando su magia, pues para él era como tocar con las yemas de los dedos una estrella.

Y un día…

Llegó.


Llegó la posibilidad de ver.

Y la fantasía que era sueño podía convertirse en realidad, podría ver, podria saber de que color era un atardecer sobre un mar verde esmeralda como le contaban, podría ver las figuras que corrían por su mente, el azul del cielo, los colores, el color de una mirada.

Pero…

Pero y si no salía bien, y si viera por un momento y luego llegara otra vez la oscuridad, ¿podría entonces vivir del recuerdo, rasgar la cortina de su mundo, dejar abierta la ventana para que está se cerrara de nuevo?

Por que, su mundo era su mundo, tranquilo, sereno, dominable, dominado.

Y despacio, a tientas, abrió la puerta de su habitación.

1 comentario:

Bohemia dijo...

Es increible como se desarrollan los otros sentidos cuando falta uno...Tu texto me ha recordado una peli que vi de Val Kilmer donde este era ciego, recuperó la vista y nuevamente volvió la oscuridad a sus ojos...A sabiendas de que perdería de nuevo la visión pasó una noche entera contemplando las estrellas y viendo el que sería su último amanecer...Los otros amaneceres sólo fueron sentidos y evocados, pero jamás vistos...

Un abrazo