jueves, marzo 21, 2013

Mariposas azules

Le habían hablado de la gran mariposa azul, aquella que tenia unas alas tan hermosas que nadie creia que fueran
reales.
Le habían hablado de que bastaba con salir a buscarla, y que si perseveraba en ello sería capaz de atraparla.
Le habían hablado que tenerla sería el acto mas maravilloso del mundo.
Le habían hablado, tanto le habían hablado, que al final se convenció y salió a buscar a la mariposa azul.

Llegó al bosque, preparo su cazamarisposas y camino por caminos llenos de flores, sobre las que volaban luciérnagas, abejas y libélulas.
Más no reparó en ellas esperando atrapar a la gran mariposa azul.

Llegó a un gran parterre, donde danzaban miles de mariposas, de alas verdes, de alas amarillas, grandes y
pequeñas, más no halló a la gran mariposa azul.

Y pasó el tiempo, y pasaron los años, y volvió, con las manos vacías, con el cazamariposas vacío.

Y volvió demasiado viejo para  creer en mariposas azules.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Como siempre, tus relatos me saben a poco

Nicolás dijo...

Anónimo
Me alegro que te sepa a poco, si con ello te quedan ganas de leer más.

Anónimo dijo...

Sí, a veces perdemos el tiempo buscando algo perfecto, porque nos han dicho que eso es lo perfecto, somos muy exigentes. cuando seguro que una mariposa amarilla nos hubiera hecho más perfectos a nosotros.
Gema

Gema Aguilar dijo...

Sí, perdemos el tiempo buscando la perfección que nos dicen, porque somos muy exigentes. Cuando una mariposa amarilla, que ni la vemos, puede hacernos a nosotros más perfectos.
Gema

Masakoy dijo...

La esperanza dicen que es lo último que se pierde pero si salimos a buscar nuestra mariposa azul con la esperanza de encontrarla y no miramos más allá de aquello que buscamos, nos perderemos un sin fin de cosas hermosas y, tal vez, entre ellas encontremos a nuestra mariposa azul.

P.D. Como ganar en Apalabrados, jajaja

Y te invito a que pases por mi blog, igual que cuando me iniciaste y fuiste el primero en leerme.
Flores de cierto pelo. http://floresdeciertopelo.wordpress.com/

Migue dijo...

A veces nos venden espejitos de colores por piedras preciosas, e inocentemente caemos.
El tiempo es oro, es vida que se va, el que se conforma con menos, muchas veces es el que más obtiene.

Un abrazo Nico.

PD:Estoy en el ruedo nuevamente.