sábado, julio 03, 2010

La espera

Dicen que le vieron entrar un día.
Dicen que cada día entraba y allí se quedaba hasta que caía la tarde.
Dicen que llegaba con las manos en los bolsillos y de la misma manera se iba.

Me contaron que alguna vez dijo el por qué estaba allí todos los dias, quien sabe si fué cierto o no.
UN dia alguien me contó esta historia.
No seré yo quien os diga si debeis creerlo, allá vosotros, yo sólo contaré aquello que me contaron.

Y me contaron, que era un hombre que se sentía como un árbol, había crecido frondoso, sus ramas eran fuertes pobladas de hojas que bailaban con la brisa de la primavera. Nunca fué consciente de que el tiempo pasaba y le llegó el otoño, silencioso de puntillas, simplemente sin esperarlo, sin conocerlo. Sus hojas primero amarillearon, luego se secaron y fueron cayendo una a una, hasta que sus ramas se desnudaron.

Dejó de sentir. Se emocionaba, lloraba, pero su interior se sentía seco, como un árbol en otoño.
Hablaba de sueños enmarcados en cuadros sin lienzo, de ilusiones que se habian ahogado camino del sumidero. de un corazón cubierto de escarcha.

Y dicen que le vieron entrar un dia. Un día entro en el aeropuerto, se dirigió a la terminal, pasó por delante de las ventanillas de facturación, bajó por las escaleras mecánicas, entró en la sala de llegadas, y se puso delante de las puertas.
Por megafonía anunciaron la llegada de un avión, la gente se arremolinó delante de las puertas, alguno con un cartel, todos con una sonrisa.

Las puertas se abren. La gente mira, la gente que sale tambien mira. Y sus miradas se cruzan, hay algún grito, brazos en alto, carreras y abrazos, lágrimas de alegría y emoción.

Él está allí. No espera a nadie, nadie hay que espere que él está esperando.
Y recoge todos los estallidos de felicidad y sentimientos que como esquirlas vuelan aquí y allá.

La sala se vacía.
Al cabo de un rato llega gente, suena la megafonía. Otro avión, el mismo ritual.
Él esta allí.

Y dicen que al caer la tarde le veían marchar. Dicen que cada día le veían entrar.


Un día como cualquier otro. La gente llegaba y había gente que esperaba. Y cuando la puerta va a cerrarse, aparece ella, envuelta en su uniforme, la sala está vacía, vacía con él, nadie hay esperandola, se miran, un instante. Después sólo queda él.

Y otro avión, así hasta que caé la tarde.

Cada día estaba alli, y cada día esperaba a verla llegar, esperaba a que hubiera alguien para recibirla, pero la sala se quedaba vaciá, vacía con él, se miraban un instante. Después sólo queda él.

Dicen que un día ella llegó, nadie la estaba esperando, se miraron y entonces él corrió a abrazarla. De sus labios nace una palabra "Bienvenida", de los ojos de ella surgen unas lágrimas que dicen "te estaba esperando".

Dicen que se dijeron. "Ya tengo quien me espere", "ya tengo a quien esperar".


Y todo esto fué lo que me contó, un día que fuí al aeropuerto, un día que un vuelo se retrasó, un tipo que estaba esperando a una chica envuelta en su uniforme.

10 comentarios:

ShAdOw dijo...

Siempre hay alguien esperando y alguien deseando le esperen, la pregunta obligada es... ¿Cual de los dos somos? Esperamos o deseamos que alguien nos espere.

Linda historia Nico, como todas las demás

Besos Muchos...

Belén dijo...

Si es que la vida no es más que una espera... espero no esperar mucho de ella :)

Besicos

Rosa Rosae dijo...

de nuevo otro buen relato

Migue dijo...

Él siempre la estuvo esperando.Ella tardó mucho en volver. Solo lo hizo,cuando se dio cuenta,que era él a quien amaba.
Así se produjo en encuentro.Es así... ¿no?... Nico

Bueno,hay q encontrarle la vuelta,siguiendo tu imaginación.
Un abrazo web.

Rosi dijo...

Su fé en lo que creía no lo hizo desistir.
Todo acaba llegando para quién sabe esperar,su premio y recompensa la esperaba al final.

இலை Bohemia இலை dijo...

Como siempre disfruté un ratito entre tus letras...

un beso

Verónica (peke) dijo...

siempre hay alguien esperando, de verdad que llega...

besotes de esta peke.

pd. te espero por mi rincon con tu taza de cafe, siempre que quieras...

...solo una mujer. dijo...

Me encantó, como siempre tu relato.
Siempre hay alguien a quien esperamos. Siempre hay alguien que espera que lleguemos.
...y la vida es sabia para hacernos ver cuándo esas dos circunstancias confluyen en una sola.

Un abrazo...

Be dijo...

Dicen que el que espera, desespera.. ;)
besos y sonrisas para ti..

zira dijo...

Es hermoso tu relato. ¿Quién no quisiera que le esperaran así? Solo hay que pedirle a la vida que te dé tiempo y mucha fuerza para encontrar a ese alguien que te espera.
Un abrazo muy grande