martes, noviembre 04, 2008

La niña y la flor

La niña...

Se despertó. el día la esperaba con un montón de segundos de segundos para que ella los invirtiera,
a veces la inversion daba sus beneficios, otras simplemente se perdian.

Abrió la ventana y de pronto la vió. Allí semi escondida entre las ramas del árbol asomaba una flor,
una extraña flor que se abria paso entre las ramitas.

La niña se quedó mirando a la flor, abrió la ventana y le dijo:

"buenos dias flor ¡¡¡¡ yo vivo aqui y espero que ahora que te he visto podamos ser amigas"

La flor...

Se desperto. Allí estaba un día más, pero no sabia donde se encontraba, miró a su alrededor
y se sintió extraña, rodeada de ramitas, en un lugar ajeno, cuando bajó la mirada vió entre
la hierba flores de todo tipo, margaritas, amapolas, claveles.

Oyó un ruido extraño y luego una voz que le deseaba buenos dias.

Al menos,- pensó - quizas tenga una amiga.


La niña...

Cada día la niña se levantaba abría la ventana y saludaba a la flor, cuando volvía a casa,
le contaba cómo le había ido el día lo que había hecho, y sus secretos.

Para ella se estaba convirtiendo en algo mas que una amiga, ya se que ¿una flor, una amiga? pero bueno,
hay quien tiene como amigo su diario, y además esto es un cuento... y volviendo a el, la niña tenia en
la flor su confidente, y aunque muchas veces pensó en cogerla para resguardarla de los pájaros o del frío
nunca se atrevió a salir y subir al árbol a por ella.

La flor...

Se sentía sola, alli en el árbol, y como única compañía tenía a aquella niña que le contaba sus cosas, sus ilusiones
sus sueños, y temores. Esperaba el momento de oir la ventana abrirse y entonces ella abria sus pétalos
intentando con su fragancia alegrar a la niña, intentado que la tocara con sus manos, incluso, pènsó algunas
veces que ojala fuera a por ella y se la llevara del árbol, sobre todo cuando llegaban los pájaros a los que
tenía un miedo horrible, o por la noche cuando se sentía tan sola que de sus pétalos salian gotas de agua,
algunos la llamaban rocio, pero ella sabía que eran sus lágrimas.

La niña...

pasaba el tiempo y la niña sentia que la flor habia crecido dentro de ella, la necesitaba, deseaba muchas veces
que llegase la hora de llegar a casa y poder verla, sentia las ganas de tenerla entre sus manos, tocarla,
poder cuidarla, más no se atrevía, cuando al pie del árbol intentaba subir un miedo atroz se apoderaba de ella,
¿y si me caigo? ¿y si al cogerla le hago daño o no crece en la maceta?
Asi todos los dias se volvía a casa a verla desde su ventana.

La flor...

Esperaba y esperaba más el momento de sentir que la niña estaba alli a su lado nunca llegaba. Las noches
se hacian mas largas y mas frias, y la flor sabia que no duraria mucho, que cualquier noche...

.......

Y el tiempo pasó, el inviernó llegó. La flor empezó a sentir el frio, mas y mas, cerraba sus pétalos y se decía
que al día siguiente la niña la llevaría con ella, pero nunca llegaba.

Un día la niña abrió la ventana, y la flor no estaba en el árbol, miró y miró, pero no la encontraba, salió al jardín y al dar la vuelta al
árbol la encontró marchita en el suelo.
La subio a casa y entre lágrimas la guardó en su libro mas preciado.

Hoy cuando ya los años han pasado aún conserva ese libro y entre sus páginas reposa una flor seca, que aún hace llorar a
aquella niña.

13 comentarios:

tumejoramig@ dijo...

Que impresión Nico, me encanta este cuento, pero me impresiona, porque cuando estuve en Caracas, al abrir uno de mis libros calló una flor, y al recogerla me llenó de recuerdos hermosos, y lloré como una niña...encerrada en mi cuarto, al tiempo que por la ventana le contaba al Avila (la montaña que saludaba cada mañana y que protege a Caracas) la suerte de volver a ver la flor, y volver a sentir tantas emociones, después de tantos años. Eres un genio Nico. Siempre me sorprendes.
Un beso enorme.

Anónimo dijo...

"Y coleccionas
las flores del otoño
y petalos de un bosque que murio
y al borde del invierno
tus libros se hacen viejos
y tu te consigues dormir
sobre un suave algodon
metida en el calido olor
del invierno en tu cama
besando tu piel
y esperas la vuelta del sol"

Que caro pueden salir los miedos. Un besito

Sara dijo...

Simplemente bonito.

Profundamente reflxivo.

Besitos, nico

Belén dijo...

Pues si, Nico.. a veces hay que lanzarse a pesar de los miedos jolines!

Besicos

Masakoy dijo...

Y tú flor ¿cuando la coges?
Hasta el infinito y más allá

fire dijo...

siempre consigues tocar una tecla...alla en lo mas profundo de mis recuerdos...que me hace emocionarme con facilidad...
no sé como lo haces..
quizas porque me siente niña?...quizas porque me llamo flor?...
no sé...solo sé que siempre es un placer leerte..
un beso nico

Marta Noviembre dijo...

Jo, el último párrafo casi me hace llorar a mí también!

Un beso muy, muy fuerte, Nico

Bohemia dijo...

Mi hermana solía guardar flores en lo libros y me encantaba pillar alguno y encontrar ese recuerdo en forma de flor. Yo sólo conservo una flor seca y especial...conservo un bonito momento...entre las páginas de un libro.

Abrazos

AZUL dijo...

Hermosa anecdota, yo tambien tenseca, ese amor marchito que x dudas o situación del destino no me atrevi a cultivar hasta hacerlo cuasi perpetuo...y entonces me lo kede guardado x siempre pero ya muerto :(

Nicolas dijo...

tumejoramiga
gracias por tus palabras, solo cuento lo que a veces siento o se me pasa por la cabeza es cierto que en los libros guardamos muchos de los recuerdos, una flor una foto y al cabo del tiempo alli siguen esperando a reencontralos.

Anónimo

bonitas tus palabras cmo siemrpe, será alguna cancion?

Sara
gracias sara por leerme y pasar por aqui

Belen
la vida es riesgo y como tu dices si no te lanzas no la vives, auqnue a veces te lleves unos golpes de los q es dificil recuperarse

Masakoy
eres el niño perdido donde andas?

fire

que bueno verte por aqui, el placer es miio saber que me lees y que estas por aqui

marta

marta , como estas¡¡¡ espero que la vida te siga sonriendo llena de versos, musica y de tu voz


Bohemia
si, entre las páginas de un libro y los pliegues del corazon...

Azul
es triste lo que escribes, pero aun asi espero q guardes un bonito recuerdo

mi despertar dijo...

dulcemente hermoso tu texto gracias por compartirlo

NuNú dijo...

Bueno, si la niña todavía llora es que la flor sigue viva en algún lugar...

Historias tristes, tristes historias, corazón arrugadito para hoy

¿Escritora o escribidora? dijo...

Cuando una flor te llama...
Hay que ir...
La espera...no vale...

Un abrazo