viernes, diciembre 14, 2007

La habitación

Le mostraron el camino, hacia aquella habitación. Y en la puerta dejó su piel, su alma y su corazón, Si debia entrar en aquella habitación debia desnudarse, y ese era el ropaje que debia dejar en la entrada.

Y entró.

La habitación era amplia, diáfana, una mesa en el centro una silla, y una cama, no necesitaba mas, y cuando cerró la puerta oyó tras ella, "espera aqui ya te abrire".

Y todo se oscureció, No habia ni una bombilla ni una ventana, solo la oscuridad.

Y tus ojos se fueron haciendo a la sin-luz, tu cuerpo se hizo al sin-sentir, y detras de la puerta no se solo se quedó tu piel, tu alma, y tu corazon, sino que parte de toda aquel ápice de esperanza se quedó tras ella.

La tristeza se instaló contigo, y la convertiste en tu amiga, tu compañera y tu amante, y como los ciegos aprendiste a andar en la oscuridad, a moverte sin ver, y convertiste aquella habitación en tu mundo, un mundo que hiciste amigo y que de alguna manera "controlabas"

Olvidaste lo que había tras la puerta, olvidaste las llamadas que te hacian tras ella, para salir a jugar, a pasear, a correr, olvidaste la luz, y las sonrisas, y olvidaste que tras la puerta podrían haber unos brazos que con tu impulso te sacaran de alli.

las llamadas se fueron apagando, tu nombre que gritaban se fué apagando, los brazos que te esperaban se fueron alejando, nadie espera eternamente a quien se inmoviliza en su mundo y echa raices alli, donde el miedo crece y atrapa.

pero el tiempo se hace eterno y a veces hay alguien que logra entreabrir la puerta y aunque tu te instalas en un rincon como el preso que tiene miedo a su carcelero, ese resquicio deja entrar algo de luz, y tus pupilas ya echas a la oscuridad se contraen pero adivinan otros colores... colores que desde la puerta una voz suave te los cuenta y entra y acaricia tus cabellos y sientes una sonrisa calida que te cubre como una manta en invierno.

solo dura un instante y la puerta la vuelve a cerrar, sin mas sin decir nada, sin despedirse si quiera, dejando tras de si su olor su presencia su estela...

solo oscuridad
y la tristeza siente que su amante le ha traicionado
y le atrapa y le ahoga
y le hace el amor con tal pasion que le deja exhausto.

mas aquella luz, aquella voz ha anidado dentro, como el germen de la duda, de que hay algo tras la puerta por lo que moverse, sacudirse a pesar del miedo, a pesar de ti.

te levantas, el pomo de la puerta arde en tu mano mientras sientas el sollozo de la trsiteza al saber que su amante lo va a abandonar y tira de ti, tira y tira, pero te sueltas.

se abre la puerta.
cierras los ojos

Luz.
Inmensa luz.

Y cuando al final logras abrirlos hay un arco iris.

te vistes, con tu alma, con tu piel, con tu corazon, un paso y luego otro, y otro.

Caminado hacia el arco iris, sin mirar atras, dejando la puerta cerrada.

12 comentarios:

tumejoramig@ dijo...

Es hermoso Nico, especialmente por el final esperanzador...

Hace unos dias escribí en mi blog:

"El momento de salir de la habitación oscura llega.
Cuando salgas de allí, nadie podrá volver a encerrarte, ni siquiera tu mismo. Cuando eches de menos a la soledad, cuando sientas la urgencia de amarla de nuevo, ella saldrá para ti, pero no volverá a atraparte, te darás cuenta que eres tú quien manda entre los dos, y que sólo estará a tu lado el tiempo que precises, y nada más... Cuando tus ojos se adapten al arcoiris, podrás ver más matices de colores, y entrarán en juego los pasteles, los satinados, los brillantes, los cálidos, los fríos, todos en fila india, esperando ser descubiertos por tu mirada, para que con ellos sigas dibujando y creando un presente de luz, de color, y con un aroma particular, el aroma de la libertad, de tu libertad... Y cuando pienses que puedes volver a caer, te darás cuenta que alguien ha tapiado el pozo, cierto que aun es sólo provisional y que son chapas de madera, pero pronto te darás cuenta que sujetan bien tu peso, y que por mucho que descuidadamente lo pises, no volverás a caer, ni siquiera se baldearan las tablas, y mirarás en algún momento hacia aquella puerta, pero ya no estará, en su lugar hay una pared enorme donde pintar tus grafitis, donde plasmar tus sentimientos, tus colores, tus miradas, tus recuerdos, para seguir el camino en libertad, y cargar tu mochila con los nuevos momentos que están por llegar, para ti, por ti, contigo mismo, y aprender que la vida es ahora, que el pasado ya no importa, que el futuro es incierto, y que ahora hay un mundo por descubrir, vivir y sentir.
Y no habrá más recuerdo doloroso, que el tiempo perdido ahí dentro."

Creo que de mi parte, no tengo nada mejor para desearte este dia!

Que el tiempo de la habitación oscura se haya terminado.

Un besito y feliz fin de semana.

karen (renglones insomnes) dijo...

A veces nos acomodamos demasiado en esa habitación, olvidamos nuestra piel.....el alma que endurece fuera de la puerta.....el corazón que aún late esperanzado......es tan fácil acomodarse a esa oscuridad conocida y predecible......dejar de arriesgarnos......quedarnos con la tristeza, esa amante fiel......

Pero de vez en cuando recordamos el otro lado de la puerta.....y esperamos esa luz.....cuando logramos salir dejamos atrás la puerta.....cerrada, pero sabemos dónde esta la llave.....escondida debajo del tapete de la entrada.....por si acaso......

Gracias por seguir tocando nuestras puertas con tus relatos.....buen finde.....

http://insomniamakesmeparanoid.wordpress.com

Daky dijo...

Precioso, como todo lo que escribes.
Lo leo y me recuerda a alguien, pero este alguien ni ta siquiera consigue ver ese rayito deluz tan fugaz...

Alma dijo...

ufff! qué difícil cerrar esa puerta y qué difícil salir de esa habitación...aún así, hay que darse animos,salir y emprender un nuevo viaje hacia esa luz.
Me ha gustado mucho.

Besos de Alma

Pequeña dijo...

Sabes que es lo que hace que este relato me guste más que otros?? Que en este hay esperanza, hay optimismo, y eso significa que de alguna forma hoy tu te sientes así. Me alegro.

Un besazo.

Maybe dijo...

Sólo nosotros decidimos en que momento salir de esa habitación y reencontrarnos con el arco iris, no importa si otros alcanzan a abrir la puerta, si no estamos preparados para salir permaneceremos allí dentro, pero el recuerdo de esa luz y sus infinitos matices de colores, son el mejor motivo para dar los pasos y dejar atrás la puerta cerrada.
Como siempre nos deleitas con tu escritura.
Un abrazo.

tribeca dijo...

Qué oportuno tu relato, querido Nico, y qué hermoso. Respondiéndote, no sé si necesito un cirujano. De momento, con poder ir sacando todo lo que me pesa a base de conversaciones y cafés, me conformo.

Un abrazo, un placer, un beso.

luzdeluna dijo...

Es difícil salir de esa habitación, pero qué bien se está cuando se consigue salir de ella, verdad??

Me alegra leerte así....distinto..

Un besito dulce

DELIRIUMTREMENDS dijo...

Ya has salido, Nico, lo ves qué facil era? La puerta la tenías delante, el pomo te lo sabías de memoria, y lo que había fuera... siempre te estuvo esperando. Ahora ya ves el arcoiris y todo... me alegro tanto.... Voy a ver si te copio... lo veo dificil, que no imposible.
UN BESAZO, GRANDE, Y MERECIDO, estas cosas cuando pasan... son tan grandes...

MORGANA dijo...

Y es que a veces hay puertas que nos cuesta abrir, mucho, andamos entre tinieblas por miedo, por temor, tal vez a que nos dañen, tal vez a dañar, pero la Luz es necesaria en la vida, nuestra luz interior.
Besitos, que tengas un domingo luminoso.

Gaby Gaby dijo...

Aveces es así, alguien actúa y no necesariamente nosotros... y eso puede darse en muchos muchos ámbitos de nuestra vida... dichosos los que no tienen que separase... los que siempre pueden ser uno!!!
Saludos!!!

Be dijo...

Así, vestido con tu alma, con tu piel, con tu corazón, un paso tras otro, caminando hacia el arcoiris, ese debería ser el camino.
Besos y sonrisas de arco iris.